Vortexx
Destacados

25 años de los Cougar en la Armada de Chile

El Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 de la Armada de Chile cumple un rol fundamental en la proyección de la fuerza aeronaval, fundamentalmente gracias a la capacidad ofensiva de su flota de SH-32 Cougar que se incorporarían al HA-1, creado hace 25 años, los que ya se encuentran en el segundo tiempo de su vida útil

El HA-1 tiene como misión principal ser los ojos de la flota de superficie, donde se transforma en una de las mejores herramientas de detección de submarinos y ataque cuando estos son desplegados en las fragatas tipo 22, 23 y Clase M. A la vez cumplen roles de rescate estándar y de combate, misiones de asalto aerotransportado, y como no, transportar a los líderes navales. Todas las misiones desempeñadas por el Cougar son clave para el perfecto funcionamiento de una de las instituciones mas grandes de Chile. Este Escuadrón de Ataque, posee cinco  SH-32 Cougar  (AS532SC Super Puma)  helicópteros que tienen capacidad de anti-submarina y ataque anti-superficie (ASW/ASuW), y dos AS332L Super Puma desprovistos de capacidad ofensiva, por lo que son usados principalmente para transporte táctico.

El Cougar

El AS 532SC Super Puma es un modelo desarrollado sobre la base de un Super Puma de transporte, equipado con sistemas especializados en la lucha anti-submarina y anti-superficie. Este helicóptero lleva a bordo un sofisticado equipamiento electrónico que está conectado a una serie de softwares que optimizan su funcionalidad. Su sistema de radar principal es el Thompson CSF VARAN (que es capaz de detectar y atacar cinco objetivos simultáneos)  altamente resistentes a las perturbaciones electromagnéticas. También posee el sistema DR2000/ DALIA ESM de detección omnidireccional capaz de detectar y clasificar amenazas aéreas y una cámara infrarroja L3 Wescam MX-15 O/IR fundamental para operaciones nocturnas.

Si hablamos del armamento, estos helicópteros pueden llevar dos torpedos Mk.46 o dos MBDA (Aeroespatiale) AM.39 Exocet Block 15, dependiendo de la configuración y misión a llevar a cabo. También puede lanzar cargas de profundidad anti-submarinas.

El SH-32 Cougar tiene un radio de acción operativa de 200 millas náuticas y es completamente autónomo para misiones anti-submarinas. Tiene un sonar de profundidad de alta tecnología capaz de detectar y clasificar los objetivos en condiciones meteorológicas adversas, cabe señalar que el sonar es un instrumento fundamental para la operaciones navales, pues permite clasificar amenazas submarinas muchos más allá de lo que es capaz de ver la flota de superficie. «Es impensable no tener un helicóptero como el Cougar en nuestras fuerzas «, nos comenta un Capitán y piloto al mando de una de las poderosas aeronaves. Este helicóptero posee una potente planta motriz Turbomeca (Safran) Makila 1A1 de diseño modular y bajo consumo.

La llegada de estos helicópteros significo un gran salto tecnológico para la Armada en la década del noventa debido a su tiempo de respuesta excepcionalmente corto, lo que inmediatamente lo transforma en una contribución al desarrollo de operaciones tácticas en caso de guerra. Esta versión del Super Puma también cuenta con dispositivos de flotadores en las zonas del tren de aterrizaje que entregan medidas de seguridad adicional al realizar operaciones de baja altitud sobre el mar.

El SH-32 puede estar equipado con deflectores de calor para proteger el helicóptero contra armamento guiado por infra-rojo (IR). También cuenta con una placa de armadura situada en las zonas vitales que le dan 4,5 toneladas-métricas  de resistencia y un cabestrante eléctrico capaz de izar 245 kilogramos de peso como carga externa. Otro uso que se le da al SH-32 es para misiones de asalto y desembarco de forma secundaria.

El futuro de estos helicópteros comienza a visualizar estudios de reemplazo, ya que este 2019, se cumplen 25 años desde la activación de sus operaciones en el Escuadrón HA-1. En la primera mitad de la próxima década, debería llegar a establecerse cual plataforma seria el optimo reemplazo para relevarlo en el HA-1. por ahora las alternativas propuestas en el mercado son fácilmente deducibles.

Ícaro

Paulo Morales Valdebenito

En el año 2010 el Departamento de Investigación y Desarrollo de la Armada (DIPRIDA) asesorado por el Comando de Aviación Naval con el apoyo de EUROCOPTER comenzó la búsqueda de helicópteros de doble turbina en el mercado internacional. Al principio hubo ofertas de Bristow y CHC (Canadian Helicopter Company) que estaban vendiendo dos Aerospatiale AS332L Super Puma (Uno de cada empresa).

En octubre de ese mismo año, un comité evaluó la situación operativa y técnica de ambos helicópteros y se firmó un contrato para la adquisición de ellos en noviembre de 2011. Estas aeronaves (c/n 2091 ex G-PUME y c/n2106 ex G-BKZG) fueron entregados en las instalaciones de CHC en Stavanger (Noruega) y luego transportados por mar hasta el puerto de San Antonio (Chile) llegando allí el 15 de marzo del 2012.

La llegada de estos dos helicópteros de la Armada de Chile es el resultado del proyecto denominado Ícaro. Su objetivo era mejorar las capacidades de búsqueda y rescate de la Aviación Naval a través de la incorporación de un par de aeronaves.

En la Base Aeronaval Concón se realizaron las pruebas de montaje y vuelo de estos dos nuevos helicópteros, pasando la aprobación total de la Armada de Chile. Además de la búsqueda y las operaciones de rescate, se utilizan para la exploración, interdicción, apoyo humanitario, transporte y trabajo con las fuerzas especiales. Cabe recordar que en un comienzo del proyecto, la Armada de Chile estaba considerando comprar cinco helicópteros. Sin embargo esto no fue posible debido al rechazo del presupuesto adicional, situación que la Armada de Chile busca revertir