Vortexx
Aviones Defensa Destacados Reportajes

Bombarderos del siglo XXI: El Largo brazo de la defensa

Desde su aparición, los bombarderos estratégicos a jet han jugado un papel fundamental en una larga lista de operaciones militares, especialmente, durante la guerra de Vietnam, pasando por los conflictos en Oriente Medio, los Balcanes y Asia Central entre la segunda mitad del siglo XX y comienzos del XXI. Estos grandes y costosos aviones son parte de la disuasión desde la Guerra Fría hasta las tensiones geoestratégicas de nuestros días.

Se idearon docenas de conceptos de bombarderos los que llegaron al tablero de diseño y de ahí a las operaciones aéreas durante la Guerra Fría, lo que forzó a la extinta Unión Soviética y Estados Unidos a un espiral de ingenios aeroespaciales, generando una importante variedad de aeronaves de dos y cuatro motores a reacción, capaces de volar grandes distancias, cargando armas nucleares.

De la extensa lista, continúan en sus operativos en la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación China (FAEPL), los Xian H-6K, desarrollos a partir de los Tupolev Tu-16. En tanto la flota rusa mantiene a los Tupolev T-160 y Tu-22M2, junto a la nueva versión Tu-22M3M. La Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF), los B-52H Stratofortress que se encuentran en camino a la remotorización para extender su vida más allá del 2050, además del B-1B Lancer y el B-2A Spirit, el más sofisticado bombardero estratégico que la industria haya visto.

Desde su debut, el B-2 inclinó la balanza a favor de EEUU en cuanto a su fuerza de bombarderos estratégicos, abriendo una gran brecha respecto a las capacidades de Rusia y China dentro de esta categoría. Así se daría paso a una nueva y desconocida ciencia aplicada hasta ese entonces, la tecnología Stealth, la que reduce de manera considerable el registro de radar de la aeronave, dándole un nivel de sigilo clave para ejecutar misiones ofensivas. Este nuevo ingenio, que comprendía una serie de nuevos conceptos en cuanto a diseño y materiales, se convirtió en realidad, a mediados los 80, gracias a Lockheed Martin y, su sección Skunk Works, con el F-117 Nighthawk.

Con la supremacía indiscutida de las fuerzas estadounidenses, el panorama ha ido en constante transformación desde comienzos del siglo XXI, lo que considera dos grandes polos. El primero es el auge económico que ha llevado a China a multiplicar su economía centenares de veces, para posicionarla como la segunda superpotencia, detrás de EEUU, y que ha forzado al gigante asiático a un aumento considerable en la inversión de desarrollo y tecnología para sus fuerzas militares. Lo anterior les ha permitido aumentar su portafolio de nuevos aviones de combate, transportes, drones y helicópteros, y que también considera el diseño y puesta en marcha de su primer bombardero estratégico de diseño propio -presumiblemente Stealth- que según fuentes cercanas a Beijing, podría ver la luz el último trimestre del año en curso.

Por otra parte, Rusia que a pesar de las grandes dificultades económicas y restricciones comerciales que ha experimentado en la ultima década, consiguió mantener sus programas militares como eje fundamental de su proyección estratégica en el escenario mundial. Con las ganancias de las reservas de gas y petróleo, producidas por sus empresas estatales, dieron la inyección necesaria para continuar los costosos desarrollos tecnológicos, entre ellos, la fabricación de un nuevo bombardero estratégico de quinta generación.

Características

La nueva generación de bombarderos Stealth serán capaces de utilizar sistemas de armas como misiles hipersónicos, así como también integrarán toda la tecnología de enlace de datos, designación de blancos y autoprotección de vanguardia. Esta nueva generación será la primera en disponer de tecnologías que permitan su vuelo de forma autónoma y/o tripulada.

El desarrollo de estas nuevas aeronaves se basa en la necesidad de reemplazar a las que están al límite de su vida útil, algunos de los cuales entraron en servicio en la década del 50, como es el caso de los B-52 de la USAF y el Xian H-6 de la FAEPL.

Si bien las unidades más antiguas fueron desactivadas del servicio, los aparatos restantes han sido sometidos a modernizaciones. En el caso de EEUU la flota con la que contó en el apogeo de la Guerra Fría fue de unos 400 bombarderos, los que han ido reduciéndose a unos 140. Y actualmente, de esos 140, solo una veintena corresponden al B-2 el cual cuenta con reales capacidades de penetrar los modernos sistemas de defensa antiaérea. Esta capacidad se vio afectada ya que el Departamento de Defensa canceló la opción de modernizar a los Spirit.

Los nuevos bombarderos deberán evadir y destruir de forma precisa los sistemas de defensa antiaéreos actuales, capaces de detectar blancos y abatirlos a varios cientos de kilómetros, entre los que destacan el S-400 ruso o el THAAD estadounidense, desplegados en zonas estratégicas como resguardo de un eventual ataque de este tipo de aviones. Cabe señalar que gran parte de la información sobre estos bombarderos aún se mantiene como clasificada.

Nuevos actores

Northrop Grumman B-21 Raider

El origen de este concepto se inicia en 2004. El ambicioso y costoso programa Next-Generation Bomber (NGB) pretendía poner en servicio un nuevo bombardero estratégico hacia el 2018. Finalmente, este programa fue cancelado durante 2009.  En julio de 2014 la USAF lanzó una solicitud de propuesta (RFP) para el desarrollo del nuevo bombardero estratégico de largo alcance: LRS-B. En octubre de 2015, Northrop Grumman se adjudicó el contrato para el desarrollo que posteriormente fue denominado B-21 Raider. Durante 2018, la USAF indicó que el diseño propuesto por Northrop Grumman había pasado la fase de revisión crítica de diseño.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es B-21-graphic-1500-1024x683.jpg
Primera representación artística del B-21 Raider. Northrop Grumman

Si bien la mayor parte de los datos técnicos referidos al B-21 aún siguen siendo secretos, situación que no cambiará mucho una vez que estos entren en servicio, se sabe que será subsónico, poseerá un gran alcance y una bahía flexible de gran capacidad que deberá albergar los sistemas de armamentos actuales y futuros. Ser capaz de sobrevivir a los actuales y futuros sistemas de defensa antiaéreos y adentrarse en espacios aéreos enemigos.

A  finales de enero de 2020 la USAF divulgó los primeros render del B-21, entregando algunas impresiones sobre su diseño: un tipo de ala similar a la del B-2 Spirit (construido por la misma compañía). Todo indica que será de menor tamaño y con diferencias en la forma de su proa, un tren de aterrizaje con menos ruedas, una envergadura alar menor, y tomas de aire más cercan a la cabina. Si bien no se ha especificado la cantidad de motores que utilizará, sí se sabe que serán de Pratt & Whitney y que tendrán piezas en común con el motor F135 utilizado por los F-35, lo que facilitará el sistema de mantenimiento.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 200130-F-PA987-9002-1024x767.jpg
Segunda representación artística del B-21 Raider, esta vez en un hangar de una de sus futuras bases, Whiteman AFB, Missouri. Northrop Grumman/ USAF

Otra característica será la capacidad de ser operado de forma remota o presencial, para esto último contará con una tripulación de dos miembros, al igual que el B-2 Spirit. El B-21 es el primer bombardero desarrollado y construido por Estados Unidos en más de 30 años, de los que la USAF espera adquirir entre 100 a 200 unidades, y que reemplazará a la flota de B-1B Lancer, B-2 Spirit y B-52. Una vez en servicio, los B-21 operarán desde las bases aéreas de Ellsworth, Dyess y Whiteman.

Se espera que la Capacidad Operacional Inicial (IOC) se alcance a los diez años desde la adjudicación del contrato, a diferencia de aviones como el F-22 y F-35 que lograron el IOC luego de más de 20 años. Este tiempo menor se debe a los elevados niveles de preparación técnica de Northrop Grumman, obtenidos durante el proceso previo a la adjudicación del contrato.

Xian H-20

Los orígenes de este programa se dieron entre 1990 y 2000, pero no fue hasta el 2016 cuando el general Ma Xiaotian confirmó que se encontraba en desarrollo un nuevo bombardero estratégico para la FAEPL. Este, el primer bombardero estratégico stealth chino, se presume que será presentado a fines de este año en el Zhuhai Airshow, lo que hace pensar que el desarrollo de este nuevo bombardero se encontraría en una etapa avanzada. Además esto respondería en parte a la posibilidad de que Estados Unidos venda aviones F-35 a la India, sumado a los vendidos a Corea del Sur y Japón, más el aumento de las tensiones entre EEUU y China.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 5be06fe138150716a243e4b8-1024x512.jpg
Si bien aún no existe certeza de cómo lucirá el H-20, esta imagen es la más difundida por medios extraoficiales de defensa chinos. CCTV China

El H-20 está pensado para reemplazar gradualmente la actual flota compuesta por los Xian H-6, un derivado del bombardero ruso Tupolev Tu-16. Las primeras versiones del H-6 son de 1969 y si bien puede realizar ataques nucleares, actualmente no está configurado para este tipo de armamento, capacidad China espera recuperar con el H-20. Se especula que el avión también podrá ser utilizado como plataforma de reconocimiento, comando y control y nodo C4ISR, interactuando con otras plataformas como RPAS y AEW.

El H-20 tendrá un alcance aproximado de 8.500 kilómetros, más del doble de los bombarderos H-6K, rango suficiente para alcanzar bases norteamericanas en el Pacífico, incluyendo Hawái y el norte de Australia, con un MTOW de 200 toneladas y una carga útil de 40 toneladas. Se cree que los primeros prototipos vuelen con motores WS-10 modernizados, a la espera del desarrollo de los motores WS-15 definitivos, lo cual puede tomar entre dos a tres años.

El desarrollo de este bombardero dará a China la buscada triada de capacidad nuclear Aire-Mar-Tierra y cambiará su enfoque de una fuerza defensiva a una ofensiva, como las de Estados Unidos y Rusia

Tupolev PAK-DA

Desde la década del 90 que Rusia ha estado buscando desarrollar un nuevo bombardero estratégico para responder al desarrollo del B-2 Spirit de Estados Unidos, pero no fue hasta 2007 que la Fuerza Aérea rusa indicó los requerimientos para el desarrollo de este nuevo avión. Durante 2019 el Ministerio de Defensa de Rusia aprobó los requisitos técnicos del proyecto denominado como PAK-DA. Durante ese mismo año también se comenzaron a construir las primeras piezas del avión, y durante el presente año se habría comenzado el ensamblaje del primer prototipo, el cual podría estar listo durante 2021, mientras que hacia el 2027 se espera que inicie la fase de vuelos de prueba y alrededor de 2028 se daría inicio a la producción en serie.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es c569ea936040c3abdaacb52ab5d2d3bb-1024x576.jpg
Esta representación artística es la más difundida entre los expertos rusos de la defensa. The Moscow Times

Al igual que los proyectos de China y Estados Unidos, Rusia ha apostado por un diseño de tipo “Ala” para su futuro bombardero estratégico, habiéndose descartado la idea de desarrollar un bombardero en base al actual Tu-160, en favor de un diseño completamente nuevo. Todo esto a cargo de Tupolev, compañía con basta experiencia construyendo bombarderos para Rusia.

Alexey Krivoruchko ministro de Defensa ruso indicó que el futuro motor del PAK-DA, el NK-65, comenzará a ser sometido a pruebas durante este año, para lo cual se encuentra siendo preparado un avión Il-76 el que será utilizado para conducir dichas pruebas. Este motor deberá ser capaz de funcionar durante al menos 30 horas continuas, operar entre rangos de temperatura que van desde los 50°C a los -60°C, además de resistir a las condiciones de una explosión nuclear. Este motor corresponde a una versión mejorada del Nk-30 utilizado por los Tu-160M2, pero sin post combustores. También se contempla un alcance de 12.000 kilómetros

El avión estará tripulado por una dotación de cuatro y deberá ser capaz de integrar los actuales sistemas de armas, como misiles crucero con ojivas convencionales y nucleares, y contempla la utilización de la nueva generación de misiles hipersónicos como el Kh-47M Kinzhal. Respecto a sus sistemas electrónicos, autodefensa y otros, no se ha revelado mayor información.

El PAK-DA irá gradualmente reemplazando a la actual flota de bombarderos Tu-95MS, Tu-22M3M y, finalmente, a los Tu-160M2. El programa se ha visto retrasado en diferentes oportunidades por razones burocráticas y presupuestarias, incluso dando prioridad a la modernización de los aviones Tu-160.

El final de la Guerra Fría y el cambio de algunas estrategias previas, provocó una disminución en las flotas de bombarderos de Rusia y Estados Unidos, sumado a la firma de tratados que controlan su proliferación y uso, pero el aumento de las tensiones entre estos países, incluyendo a China, han acelerado el desarrollo de esta nueva generación.