Vortexx
Aviones Defensa Destacados Entrenamiento Mantenimiento

Nueva capacidad operacional para aviones VC-2 de la FAB

Una nueva capacidad de navegación, incorporada en junio de 2020,  le permitirá a la aeronave generar ahorros de combustible y ampliar su gama de aproximaciones instrumentales para poder aterrizar en condiciones meteorológicas más degradadas.

Un avión Embraer 190 (VC-2) de la Fuerza Aérea de Brasil (FAB) realizó por primera vez, el domingo 21 de junio, un procedimiento de aproximación RNP AR (Required Navigation Performance – Authorization Required). 

De acuerdo a lo informado por la FAB, la aeronave VC-2 matrícula 2590, en la que se realizó el vuelo de certificación, pertenece al Primer Escuadrón del Grupo de Transporte Especial (GTE) y dicho vuelo tuvo lugar en el Aeropuerto Santos Dumont en la ciudad de Río de Janeiro.

Embraer 190 (VC-2)

La aeronave fue certificada y su tripulación calificada para poder emplear esta capacidad en procedimientos donde el error máximo permitido es de 0,1 millas náuticas (MN). Eso significa que los sistemas a bordo del avión deben ser capaces de calcular su posición en un radio de 0.1 MN, aproximadamente 185 metros. Por otro lado, las tripulaciones se entrenaron previamente en simuladores de vuelo de EMBRAER para obtener la certificación ante este tipo de procedimientos, los que están regulados por la autoridad aeronáutica de cada país de acuerdo a lineamientos de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

El Comandante del GTE, Teniente Coronel Aviador, Allan Domingues de Mendonça señaló: “Es un motivo de orgullo para el GTE contribuir con la conquista de este logro operacional para la Fuerza Aérea de Brasil. Más relevante que el grado de modernización de nuestras aeronaves, es el profesionalismo de los tripulantes que se dedican por completo a mantener una doctrina fuerte y actualizada para estar a la par de los más modernos procedimientos a nivel mundial”.  

¿Qué es RNP AR?

Son procedimientos de vuelo, basados en la técnica de Navegación de Área (RNAV) y poseen requisitos técnicos-operacionales especiales de entrenamiento para las tripulaciones, y el equipamiento de las aeronaves con el propósito de poder cumplir con las exigencias particulares que demandan.

Para que uno de estos procedimientos sea designado como tal, se deben cumplir algunas condiciones en su diseño, como por ejemplo, que en la fase final de aproximación se requiera una precisión menor a 0,3 millas náuticas, o bien, se incluyan trayectorias de vuelo curvas dentro de cualquier parte de la aproximación.

Importancia de la certificación RNP AR

Los procedimientos RNP AR se han masificado a lo largo del mundo durante los últimos años y presentan considerables diferencias respecto a otro tipo de aproximaciones. Como fue anteriormente señalado, estos permiten volar trayectorias curvas o segmentos con un margen de error menor a la ofrecida en otros tipos de procedimientos, sin embargo, su ventaja comparativa va mucho más allá de ello.

Como primer punto a favor, está la independencia de equipos en tierra para poder ejecutar un procedimiento de este tipo. No es así el caso de aproximaciones convencionales como las VOR (Very High Frequency Onmidirectional Rrange) o ILS (Instrumental Landing System), que requieren complejos equipos en las inmediaciones de un aeropuerto con sus respectivos costos de operación y mantención.

Por otro lado, las características de los procedimientos RNAV RNP AR permiten a los reguladores aeronáuticos de cada país, como es el caso de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) en Chile, poder diseñar y publicar procedimientos de este tipo en pistas donde no se cuenta con equipos en tierra para poder realizar aproximaciones instrumentales convencionales, o bien, las características geográficas de las inmediaciones del aeropuerto que restringen la capacidad de los equipos que, por consecuencia, los procedimientos RNP AR entregan la posibilidad de operar en peores condiciones meteorológicas en comparación a otros procedimientos. 

Un claro ejemplo relacionado al punto anterior se da en el aeródromo de La Serena, Chile. Aquí, antes de contar con un procedimiento RNP AR, la única opción para aterrizar era mediante una aproximación VOR que debido a las condiciones geográficas, obliga la entrada de aeronaves en el sentido oeste-este (de mar a cordillera) y tiene como altitud mínima de decisión 1.000 pies (que en este caso significan 172 metros sobre la elevación de la pista), sumado a una restricción de que la base de la nubosidad debe estar por sobre 800 pies o 245 metros.

Con la aproximación RNP AR, entendida como la más utilizada por el tráfico aéreo comercial en La Serena, la llegada comienza desde el sur. Esto genera una ruta prácticamente directa al volar desde Santiago y luego dirigirse a una serie de trayectorias curvas que se ajustan a una quebrada rodeada de cadenas montañosas para enfrentar la pista, desde cordillera a mar, para luego finalizar en una altitud de decisión de 731 pies, que terminan por representar 76 metros sobre la elevación de la pista.

Sumado a lo anterior, la posibilidad de volar trayectorias curvas, genera un ahorro en el combustible al volar menores distancias que en otros procedimientos, lo que genera menores emisiones para el medio ambiente.

Tal como se mencionó en el reportaje de Vortexx Aviónica: Evolución de la interfaz hombre-máquina, existen nuevas tecnologías que llegan para quedarse y mejorar estándares de seguridad y eficiencia de la industria. En este caso, los procedimientos RNP AR generan una serie de beneficios que ya están siendo aprovechados en todo el mundo, principalmente por grandes aerolíneas y operadores de aeronaves modernas que tienen la capacidad de volar aproximaciones de esta categoría. 

La FAB se convierte en pionera dentro de la región al incorporar la capacidad de parte de su material de vuelo y tripulaciones para realizar estos procedimientos. Es de esperar que otros operadores militares se sigan sumando a los nuevos avances tecnológicos que entregan mayores herramientas y potencian la seguridad a la hora de operar en lugares confinados con malas condiciones meteorológicas.