Vortexx
Carga Comercial Comercial Destacados Extinción de incendios Helicópteros Reportajes

Erickson S-64F Air-Crane: La participación de un piloto chileno y los detalles en la operación de regreso a Estados Unidos

La operación de carga realizada con una aeronave Antonov AN-124, permitió que dos helicópteros Erickson S-64F Air-Crane emprendieran el regreso a Estados Unidos durante la tarde de este 18 de julio. Esta incluyó todo el material de apoyo logístico y mantenimiento con el que operaron en Chile para combatir con los incendios de la última temporada. 

Los helicópteros que permanecieron sin volar desde marzo pasado en la Base forestal Santa Juana en la Región del Biobío y el aeródromo Viña del mar en la Región de Valparaíso, ya iniciaron su regreso a la localidad de Medford, Oregón, para seguir operando de la mano de Erickson Inc, compañía que ofrece distintos tipos de servicios aéreos con este patrón de helicópteros, así como también con los modelos de Airbus SA330J, H225 y el transporte liviano CASA 212.

El equipo de Vortexx accedió en exclusiva a los detalles de este traslado que, originalmente, consistía en embarcar los helicópteros en el puerto de Valparaíso. Sin embargo, los planes cambiaron debido a la necesidad de regresar estos lo antes posible a Estados Unidos considerando la demora producida por las restricciones de movilidad que ha generado la pandemia de Covid-19. La operación de regreso desde el aeródromo de Concepción se pudo realizar recién en julio luego de embarcar ambas aeronaves vía aérea. 

Traslados hacia Biobío

Debido a que la unidad denominada “Elvis” operó en la temporada de 2017 en la Región del Biobío, el Air-Crane se convirtió en un visitante conocido dentro del aeródromo Carriel Sur de Concepción. Este fue el primer año en que esta clase de helicópteros lograra participar en la prevención y combate de siniestros dentro de nuestro país.

Durante el fin de semana del 4 y 5 de julio de este año, se trasladaron en vuelo hacia Concepción las dos unidades de S-64F desde los puntos anteriormente mencionados.

El primer helicóptero en efectuar el movimiento a Concepción fue “Camille” desde la base forestal Santa Juana en la región del Biobío. Luego fue el turno de “Goliath”, el cual se encontraba en el aeródromo de Viña del mar, en instalaciones de la Base Aeronaval de Concón, y desde aquí voló en primera instancia a la base de Santa Juana para una escala técnica antes de seguir a Concepción.

«Camille» una vez arribado a Concepción

Respecto a las tripulaciones, se tomaron todas las medidas de prevención, y seguridad en referencia a las restricciones sanitarias en nuestro país, junto a la gestión de los permisos tanto en Chile como Estados Unidos. También en su llegada al país, cumplieron con las medidas sanitarias pertinentes. Posteriormente ambos vuelos fueron realizados por la misma tripulación que planificó sus desplazamientos tomando en consideración  las restricciones de movilidad vigentes en Chile vía terrestre, desde Concepción hasta la región  de Valparaíso para poder realizar el segundo vuelo.

Es importante destacar que tanto las tripulaciones como el personal de mantenimiento del helicóptero son mayormente extranjeros, sin embargo, existen dos pilotos chilenos que cuentan con la habilitación y el entrenamiento para volar este gigante de ala rotatoria

Experiencia de un piloto chileno de S-64F

En exclusiva para Vortexx, Christian Varela (33), es uno de los dos privilegiados nacionales en participar junto a los pilotos de Erickson durante las últimas dos temporadas de incendios en Chile, ha actuado como una pieza clave en la coordinación de todos los movimientos y la operación de los helicópteros para su repliegue en la región del Biobío. 

Con ello, el piloto se refirió al principal desafío que implica la operación de los S-64F: “Desde el punto de vista del piloto o la tripulación, este helicóptero tiene una serie de desafíos en comparación a otros más pequeños. Su operación contempla la participación de piloto y copiloto, lo que implica una administración de recursos de cabina compartida y coordinada en cada acción. Sumado a lo anterior, toda la comunicación entre pilotos se realiza en inglés además se deben añadir las coordinaciones que se realizan con los equipos o brigadas terrestres para el combate del fuego”.

Por otra parte y de acuerdo a su experiencia, Varela especificó las características que hacen especial al Air-Crane en labores de combate de incendios y agregó que “primero se encuentra la enorme potencia y capacidad de carga, considerando que el helicóptero tiene 2 motores de 4.800 Shaft Horse Power (SHP) cada uno, y al volarlo, tienes la sensación de que cuentas casi con una potencia ilimitada en comparación a modelos mas pequeños. Por otro lado, al operar sin cargas externas en el combate de incendios, entrega una gran capacidad de maniobra, por ejemplo, para volar más cerca del terreno”.

Asimismo, el especialista destacó que “permite atacar incendios en diversas condiciones porque posee sistemas de control de lanzamiento que permiten ajustar las concentraciones de agua para adecuarse al tipo de incendio, adaptándose también a las condiciones del entorno y pudiendo secuenciar y seleccionar la cantidad de lanzamientos que se requieren de acuerdo a la evaluación y decisión de la tripulación, todo esto con el apoyo de unidades en tierra”, terminó por argumentar Christian.

A la hora de comentar respecto a los traslados para Concepción y el retorno de los helicópteros en el An-124, Varela enfatizó en que “el primer desafío fue lograr la llegada del equipo de mecánicos y comandante de aeronave al país producto de las restricciones vigentes para viajeros internacionales. Esta se pudo llevar a cabo a través de gestiones con Erickson, la Embajada de Chile y la contratación de un vuelo chárter desde Estados Unidos directo a Concepción”, finalizó el piloto.

Según refiere el proceso, una vez que estos llegaron a Chile, la primera fase de el trabajo consistió en recuperar la condición de traslado para el helicóptero “Camille” (N159AC), producto del ataque incendiario que sufrió en marzo en la base Santa Juana, región del Biobío. Para esto, el equipo de mecánicos aprovechó el confinamiento del lugar donde estaba emplazado el helicóptero y la obligación de efectuar cuarentena para avanzar con los trabajos. Una vez finalizado el aislamiento, el resto del equipo pudo iniciar las pruebas funcionales para dar paso al traslado hacia Concepción.

La siguiente etapa contempló el traslado del siguiente helicóptero, “Goliath” (N158AC), desde Concón donde había permanecido desde el término de la temporada pasada de incendios. A pesar de las restricciones de traslado y las dificultades de desplazamiento donde se adoptaron todas las medidas impuestas por la autoridad sanitaria y para tal efecto, la operación se realizó sin inconvenientes.

«Goliath» en su prevuelo en el aeródromo Torquemada

Por último pero no menos importante, la última fase consistió en la preparación en el mismo aeródromo Carriel Sur de las aeronaves para el embarque en el AN-124, lo que implicó una tarea importante de desarme de estas para que puedan ser embarcadas en el Antonov.

El desarme consistió básicamente en la remoción de las palas de rotor principal, de cola, cabezas de rotor, estabilizador horizontal y conjunto del tren de aterrizaje para instalar un kit especial de montaje que permite trasladar las aeronaves y minimizar su altura, lo que refiere a un conjunto de ruedas/cilindros que, por medio de una bomba de presión, permiten su ajuste.

Antonov AN-124, peso pesado operando en Carriel Sur

Es uno de los aviones más grandes del mundo, con una capacidad de carga de 150.000 kg aproximadamente, solamente es superado en su peso máximo de despegue por modelos como el Antonov 225 y el Boeing 747 en su versión carguero, sin embargo, presenta la ventaja de poder operar en pistas mas cortas que las aeronaves ya mencionadas. 

Al igual que el Air-Crane, el AN-124 también había operado anteriormente en Concepción con visitas en los años 2007 y 2018, donde en esta ultima fecha, hizo uso de su gran capacidad y volumen de carga, transportando repuestos para un buque francés que fue reparado en Asterillos Asmar.

En esta oportunidad, el gigante operado por la empresa rusa Volga, arribó al aeropuerto Carriel Sur el día 17 de julio durante una lluviosa tarde, dando inicio de inmediato a la maniobra de carga del material de apoyo, dejando pendiente la carga de los helicópteros para la mañana siguiente.

AN-124 arribado en Carriel Sur mientras un S-64F espera para ser cargado

El administrador de aeropuertos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Daniel Aravena, es quien se desempeña como jefe del aeródromo de Concepción y sostiene que «el personal que trabaja en Carriel Sur se encuentra calificado y preparado en todo momento para prestar apoyo a la operación de una aeronave de estas dimensiones», así como también que las instalaciones y equipos del aeródromo permiten realizar sin dificultades este tipo de operaciones de carga.

Es importante considerar que actualmente el aeródromo Carriel Sur se encuentra en un proceso de expansión y, desde hace un par de años, cuenta con equipamiento de punta para ser considerado como alternativa al aeropuerto de Santiago en caso de una emergencia o malas condiciones meteorológicas.

Vale destacar la gran capacidad y volumen de carga de la aeronave ucraniana que, en esta oportunidad y sin inconvenientes, ha cargado ambos helicópteros de 27 metros de largo y más de 7 metros de alto cada uno, además de 2 contenedores de 20 pies (6 metros) que portan las herramientas y repuestos que cada helicóptero requiere para operar de forma segura. A continuación presentamos una serie de imágenes relativas a este proceso de carga.

 

   

El vuelo desde Concepción a Estados Unidos contempla una escala técnica en Lima antes de continuar a Norteamérica, poniendo fin a la difícil tarea de regreso de los dos helicópteros S-64F que se han convertido en visitantes recurrentes desde hace cuatro temporadas de verano en Chile para asumir labores de combate de incendios. Estos han operado en desde el año 2011 a la fecha en Perú por la filial de Ecocopter en dicho país, y desde el 2017 a la fecha operados por en Chile también por Ecocopter desde su casa matriz en nuestro país.