Vortexx
Destacados Entrenamiento Industria Reportajes

El recorrido para convertirse en piloto comercial en Chile

Escuela de piloto privada, carrera universitaria o entrenamiento junto a un instructor freelance son las actuales alternativas para quienes quieran lograrlo. Además, debe cumplirse un mínimo de 150 a 200 horas de vuelo para obtener la licencia de vuelo como Piloto Comercial en Chile ante la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

La historia de la aviación chilena remonta a su primer vuelo realizado en 1910bordo de un biplano Voisin, (siete años después del primer vuelo a motor en el mundo, protagonizado por los hermanos Wright en 1903), para luego dar paso a lo que sería la creación de la Escuela de Aviación Militar de Chile, en 1913. A partir de estos hitos es que la aeronáutica comienza a tomar un rumbo prioritario para la formación de pilotos dentro del país.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) es la agencia de Organización de las Naciones Unidas, creada en 1944, para estudiar los problemas de aviación civil y promover los reglamentos y normas únicas a nivel internacional. En ese sentido, los países miembros de esta comisión han ido fijando ciertos parámetros para que quienes se dedican a la capacitación aeronáutica se atengan a los estándares internacionales, subordinados al reglamento que se aplique en cada país.


En Chile, cada vez se han iniciado más proyectos en torno a la aviación y se ha logrado posicionar como uno de los principales referentes a nivel Latinoamericano. Esto, producto de los altos estándares de mantenimiento cumplidos a cabalidad y la baja tasa de accidentes que se promueve en términos comerciales.

En este sentido, quien desee seguir la carrera de piloto comercial debe integrarse a instituciones con estándares de calidad que estén acreditados por la DGAC, aquellas que promuevan cierta regularidad y que apunten a un programa y proyecto en particular. El ideal es que los establecimientos puedan disponer de aeronaves propias.

Formación y alternativas locales

Las escuelas y centros de instrucción en formación de pilotos no dependen del Ministerio de Educación, y dado a su carácter privado, los parámetros de cómo se enlazan los programas corresponden a una labor fijada por los organismos internacionales mencionados con anterioridad. Es así como nacen proyectos educativos como los que imparten la Universidad Federico Santa María (USM), el Club Aéreo de Santiago y escuelas como Golden EagleAeromet, RomeoMike, o bien la posibilidad de capacitarse bajo la supervisión de un instructor freelance. En Europa no gozan de esta última opción y Chile es de los pocos países en Latinoamérica donde esta posibilidad puede realizarse, que por lo demás, resulta ser una de las más económicas.

Ahora bien, únicamente la Academia de Ciencias Aeronáuticas (ACA) de la USM ha mantenido desde sus inicios un perfil más académico en relación a lo que compete ser un proyecto para la formación de mecánicos e ingenieros de la aviación, es decir, al área de mantenimiento.

Fotografía original del equipo Vortexx


La carrera de piloto comercial que se imparte en Chile consta de un mínimo de 150 a 200 horas de vuelo (dependiendo del plan que delimite la institución) en la que se deben pasar por tres cursos: Piloto Privado, Capacitación de Vuelo por Instrumento y Piloto Comercial.

En la etapa de piloto privado, que consta de la hora 0 a la 40 aproximadamente, es mayoritariamente teórica, donde se adquieren conocimientos de aerodinámica del vuelo, meteorología, reglamentación, instrumentos de vuelo, peso y balance, performance, motores, fisiología y reglamentación, entre otros.

La segunda etapa refiere desde la hora 40 a 100 e incluye una parte teórica y otra práctica, de las cuales 20 horas serán a bordo de un simulador y otras 20 en avión. Lo común en la etapa de capacitación de vuelo por instrumento es que en este proceso se logre llegar a las 140 horas de práctica para alcanzar el objetivo de aprobar el examen (teórico, operacional oral y práctico) con un inspector de la DGAC. Lo primordial del proceso de vuelo por instrumento es lograr pilotear un avión con herramientas que aumentan los niveles de seguridad.

La fase de piloto comercial propone una teoría de carácter más profesional y necesaria para dominar los conocimientos que necesita un piloto de carácter comercial. Para terminar este proceso también se debe rendir un examen ante la DGAC y cumplir con la cantidad de horas mínimas para lograr postular a una línea aérea, o bien, como es la elección de muchos, seguir acumulando horas. Es importante señalar que para postular a una línea aérea se debe rendir el English Examination (ICAO), prueba para evaluar el nivel de inglés donde se exige como mínimo el nivel 4 de un total de 6.

Si bien la carrera es mayoritariamente preparada para respetar un formato presencial, ahora existen modalidades e-Learning (cursos online) para quienes por factores de tiempo u otros necesiten diferentes alternativas. Ejemplo de ello es lo que propone la Academia de Vuelo Golden Eagle que, con 31 años de experiencia en formación de pilotos, ya se ha posicionado como una de las más consideradas dentro de la industria local.

Lo normal es que durante el proceso práctico en formación de pilotos, los estudiantes utilicen un avión monomotor. Ahora bien, esto depende netamente de la filosofía que proporcione cada escuela, dado que existen instituciones que utilizan diversos modelos, marcas y tipos (biplaza, cuatriplaza y bimotores) de acuerdo a la etapa en la que esté cursando el aprendiz.

Se necesita entre 45.000 a 60.000 dólares para cubrir la carrera de piloto comercial en Chile que, en promedio, dura entre 18 meses y dos años como máximo. Para ello es importante delimitar la alternativa de estudio que resulte más apropiada para cada quien. También es importante considerar que, dependiendo del cargo y visión personal, el gasto destinado a educación logra verse como una inversión puesto que un capitán puede llegar a ganar (dependiendo del país donde ejerza) más de 140.000 dólares al año.

¿Existe paridad de género?

La aviación ha estado históricamente marcada por una importante preponderancia masculina. Según los índices del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, solo el 5% de las mujeres en Chile realizan esta profesión en la actualidad. Asimismo, el gerente general y socio fundador de Golden Eagle, Jorge Terrisse Castro, conversó con Vortexx y aseguró que si en un curso entran veinticuatro personas, solo 2 o 3 son mujeres”.

La Sociedad Internacional de Mujeres Piloto en Líneas Aéreas (ISWAP) reconoce a la India con un 12,4% como el país con más pilotos mujeres, mientras que en América Latina las posibilidades de subirse a un avión y que la piloto que de se dirija a sus pasajeros desde el altavoz sea mujer no supera el 3% en total. En esta línea, Jorge Terrisse aseguró que hoy se nota un cambio, en todos los ámbitos, en relación al perfil de estudiantes. Además, asegura que hay más mujeres que se han integrado a la red. Si bien la posibilidad de evidenciar estos cambios es a largo plazo, dado que es reciente la iniciativa de fomentar y visibilizar esta carrera para mujeres, el experto señaló que “las mujeres siempre han tenido el mismo intelecto, las mismas capacidades y las mismas fortalezas. Lo que debemos discutir es si han tenido las mismas oportunidades”.


Estudiantes de Golden Eagle

Fue un deseo desde niña y un camino que inició como tripulante de cabina hace ya un par de años. Hoy, Isabel Gárate Pérez de Tudela (21), conocida como “La Jefa” entre sus pares, ya tiene sus 200 horas como piloto y está terminando de cursar estudios en Golden Eagle. Siendo una del total de dos estudiantes mujeres en su nivel, Isabel dice que “con los pares no es ningún problema el tema de género. No se provoca ninguna diferencia y nos complementamos entre todos, no te sientes dejada de lado, más bien nos enfocamos en lo que importa y eso es la carrera”.

Según la joven, en esta profesión se buscan las “habilidades técnicas y humanas”, y con ello señaló que es primordial “mantener un carácter de liderazgo tanto al momento de cursar la carrera como al ejercer la profesión”.

Las generaciones anteriores se quedaron con que somos el género débil que no tiene el carácter que se necesita y, en algunas aerolíneas (Isabel especificó que le ocurrió en LAN) los hombres con más experiencia te intentan disminuir, pero no se dan cuenta que estamos en proceso de generar esta fuerza y eso hay que demostrarlo”.

De acuerdo dicta la reglamentación del Código Aeronáutico (Ley Nº 18.916) y de acuerdo  sostuvo la futura piloto, en la práctica existe un especial cuidado y precaución hacia la maternidad: “Cuando una piloto queda embarazada, inmediatamente la bajan del avión y deben hacer trabajo o funciones en tierra”. Por otro lado, los horarios terminan por ser mayoritariamente favorables para ellas porque “existe la posibilidad de pedir unos horarios especiales, «las quincenas”, donde solo vuelas diez días y el resto puedes estar con tu familia o dentro de tu base”.

Al momento de postular a una línea aérea no existen las preferencias de génerodestaca la igualdad de condiciones dado que únicamente entra la o el postulante más capacitado. Sin embargo, Isabel explicó que hay una gran necesidad de dar a conocer esta posibilidad con el fin de llamar a más mujeres que quieran integrarse al rubro: “Ya se está generando un cambio en la publicidad. Por ejemplo, ahora hay mujeres en las gráficas y eso antes no existía, pero también es necesario que la academia pueda abrir aún más estos espacios y fomenten las charlas para futuras mujeres piloto”.

A fin de comenzar a impulsar la participación femenina en las escuelas de piloto comercial, Jorge Terrisse afirmó: “Lo que se necesita para ser piloto, es querer ser piloto, no influye el género u orientación sexual”. Además, terminó por destacar que al menos en esta profesión no existe la brecha salarial: “La definición de los sueldos está dictaminada por el cargo, no por el sexo. Es en base a la experiencia que recibes lo que te pagan”.

¿Hacia dónde va la instrucción?

En Chile se implementó un modelo inédito a nivel mundial. Esto quiere decir que, según dicte la norma internacional, aquellos pilotos con la mínima experiencia (160 horas) pueden lograr insertarse en el mercado laboral de transporte de público en línea aérea sin encubrir riesgos. “Esto es viable hace 20 años y hoy los grandes operadores del mundo han mirado el modelo chileno. Por eso, cuando un piloto postula al mercado internacional, te vas a encontrar con capitanes de línea aérea volando Airbus A380 en Emirates», señaló el socio fundador de Golden Eagle. Por consiguiente, vale destacar que la experiencia de un año de trabajo en el extranjero es valorado a tres años de trabajo local.

Estudiantes en la Academia de pilotos Golden Eagle.

En suma, los recursos materiales están, y dado el aumento en la adquisición de aviones a manos de aerolíneas privadas y desde un contexto común, la proyección de pilotos comerciales para Chile es un factor seguro. En cuanto las aerolíneas aumenten su flota por año, la necesidad de contar con este tipo de profesionales será mayor.

Ante esto, el experto del área aseguró que “si en Chile se fomentan las tasas de captación de pilotos, el mercado al menos debería crecer en cuatro números. ¿Estamos preparados para esto?, No todos. ¿Existe preocupación para esto?, muchísima, entonces, organizaciones como la nuestra pasan de ser a un mero operador a ser un partnership para cualquier empresa en visión de que no quieran ver frenado su crecimiento por un tema de factores humanos”, destacó Jorge Terrisse.

Al ser una de las más cotizadas a nivel Latinoamericano, tanto la industria como los centros de instrucción en Chile lograron un posicionamiento que está declarado en augemientras que la carrera de piloto comercial, si bien tiene factores que acentuar, busca promover las mismas posibilidades sin diferencias de género.