Vortexx
Defensa Destacados

BAE Systems apuesta por el Tempest como futuro caza del Reino Unido

El mayor contratista de defensa británico ha elaborado un estudio que enseña las cualidades positivas de desarrollar un caza nativo, en la recta final de la decisión gubernamental que puede dar vida al Tempest.

El programa de combate de próxima generación del Reino Unido asegurara, según el Tempest Team unos 20.000 puestos de trabajo y generará un valor de 32.600 millones de dólares para la economía británica para 2050. Estos datos son parte de las estimaciones iniciales que formarán parte de un esquema de  negocios que el equipo conformado por BAE Systems, Leonardo Company, MBDA-Systems y Rolls-Royce entregarán al gobierno de Londres para finales de este año.

La aerospacial britanica, BAE Systems, publicó la semana pasada un estudio realizado por PwC sobre la posible contribución económica del Tempest durante los próximos 30 años. En el, la firma ha indicado que a pesar de la presión que ha experimentado el presupuesto de defensa en los últimos años, intensificado por el coronavirus, una decisión favorable a la puesta en marcha del programa significaría una revitalización clave de la industria del Reino Unido.

En consecuencia, Gran Bretaña ha quedado con tres opciones para poder seguir en la vanguardia de la defensa aérea e integrar el próximo club de países con cazas de sexta generación: Financiar el programa Tempest; asociarse en desarrollo internacional de un caza encaminado o adquirir alguno de los próximos aviones de combate de esta generación. Se espera que el gobierno dé a conocer su preferencia en los próximos meses y que dé el paso de liberar fondos para una siguiente fase.

El sistema Tempest, fue lanzado en el marco del Farnborough International Air Show 2018 como respuesta al programa FCAS (Futuro Sistema Aéreo de Combate) inciado por Alemania y Francia, y que ahora cuenta con la membresía de España. Desde entonces, Gran Bretaña ha colaborado con Saab de Suecia y Leonardo de Italia en un desarrollo que aminore los costos que podrían llegar hasta los 30.000 millones de dólares, en tiempos que el presupuesto de defensa del Reino Unido ha llegado a los 50.000 millones de dólares (2019).