Vortexx
Destacados

#Airbus50: Donde nacen los H125

En el marco de la celebración de los 50 años de Airbus, daremos un recorrido por una de las más importantes instalaciones de fabricación de helicópteros de Europa occidental, ubicadas en la ciudad portuaria de Marsella, cuna de familias de helicópteros para uso civil y militar que han poblado los aeródromos del mundo

En una cálido día en la ciudad de Marsella el sonido de los rotores es algo común y es que desde la década del cincuenta, cuando la Sociedad Nacional de Construcciones Sud Aviation, encendió la turbina que puso en el aire al prototipo del emblemático helicóptero francés Alouette, sería el comienzo de una larga tradición en el desarrollo y construcción de aeronaves de ala rotatoria que han puesto a Francia en la cima de la industria.

Cristobal Soto Pino

Con el propósito de adaptarse al competitivo mercado internacional – punto fuerte en la historia de la firma – ha pasado por distintas transformaciones en su composición corporativa. Un importante cambio de dirección ocurrió en 1970 cuando se creó Aerospatiale, marca que reunió a las compañías galas: Nord Aviation, Sud Aviation y SEREB, dando un gran paso hacia el establecimiento de una consolidada firma exportadora de helicópteros que entregaban a fuerzas armadas y compañías privadas, especialmente en África, Latinoamérica y Asia, una gama de aeronaves de ala rotatoria para múltiples propósitos, empezaría así una fuerte arremetida de los modelos Alouette, SA 315 Lama, AS350 Ecureuil, SA 341 Gazelle, SA 330 Puma, AS365 Dauphin y sus distintas variantes. 

Aeroespatiale consiguió gran éxito en el desafío de conquistar el mercado de las compañías petroleras y trabajos en alta montaña, donde los helicópteros se transformaron en una herramienta revolucionaria en la década del setenta y ochenta.

Una vez establecida en Europa y el mundo, gracias a la adjudicación de decenas de contratos y ganando posiciones clave en el mercado frente a emblemáticas compañías estadounidenses, para finales de la década del ochenta Aeroespatiale  inició uno de los procesos más importantes en la historia de la producción aeroespacial, que daria origen a la firma que en 1992 se estableció con el icónico nombre de Eurocopter. La nueva sociedad reunía plegaria en esta epopeya industrial a la alemana Daimler Chrysler Aerospace AG -firma que adquirió a Messerschmidt-Bolköw-Blohm (MBB) en 1989- para dar un nuevo salto adelante gracias a la experiencia reunida por ambas compañías. El primer producto destacado de la fusión: el EC135 – hoy H135 – fue el emblemático resultado de tomar el ya desarrollado MBB Bo 108 e incorporarle nuevos elementos, como el rotor de cola tipo fenestron, erigiendo así uno de los más exitosos helicópteros para uso civil y militar de la firma.

Airbus Helicopters

Siguiendo la tendencia mundial de crear conglomerados tecnológicos para tener mejor respuesta ante nuevos actores en el escenario aeroespacial, EADS –la compañía matriz de Eurocopter- se transformó el 1 de enero de 2014, en Airbus Group, hoy Airbus con diferentes unidades de negocios, Airbus commercial airplanes (aviones comerciales), Defence & Space (aviación militar, defensa y espacio) y Airbus Helicopters.

Actualmente Airbus Helicopters tiene una flota mundial de 12.000 aeronaves en 154 países y ocupa el 45% de la cuota del mercado civil y servicios públicos. Su sede central continúa utilizando las instalaciones de Marignane en Marsella, donde se encuentra la línea de ensamblado final de los helicópteros livianos H125 y H130, los biturbina AS565 Panther y EC155, junto con los medianos H215 y H225 de la familia Cougar y H175. Por su parte, los H135, H145, NH90 y HAD Tiger son fabricados en la segunda mayor planta de la compañía ubicada en Donauwörth, Alemania.

La aeroespacial también cuenta con factorías fabricantes de partes en La Courneuve, Francia, Kassel y Ottobrunn, Alemania y Albacete en España.

Foto: Cristobal Soto Pino

La relación de post-venta y fiabilidad con los más de 3.000 clientes se basa en una red de 29 filiales, alrededor del mundo, que tienen como objetivo brindar una mejor calidad de respaldo, así como también ocupar una constante posición para futuras ventas de aeronaves.

H125

Desarrollado para satisfacer las necesidades de las crecientes industrias de la minería y petróleo, además de clientes privados, ejecutivos, fuerzas armadas y de orden, operaciones de rescate y trabajo aéreo en general, su concepto debía contar con mayor alcance y velocidad que Aerospatiale SA 341 Gazelle, del cual se tomó la idea de diseñar una nueva aeronave.

Como parte de su arquitectura se instaló una transmisión muy simplificada, que une el rotor principal y el de cola con la planta motriz turboeje que, en este caso, el fabricante francés Turbomeca, hizo por encargo bajo el nombre de Arriel. 

El resto de la estructura se adecua a lo que se considera la configuración estándar de un helicóptero ligero: construcción en pod y largero, unidad de cola con aletas dorsales y ventrales y un estabilizador horizontal. El tren de aterrizaje es de tipo patín de tubo y puede disponerse de tren de flotación de emergencia. El equipo opcional incluye un amplio espectro de aviónica.

Las entregas a clientes finales comenzaron en 1978 con los modelos iniciales AS 350B equipado con turbina Arriel y comercializado alrededor del mundo y el AS 350D «Astar», propulsados por un turboeje Avco Lycoming LTS101-600A.2 de 616 cv que contaba con más potencia y reemplazó a la versión C para ser comercializado en el mercado estadounidense. En los EE UU el Astar fue ensamblado en la planta Aerospatiale Helicopters Division ubicada en Grand Prairie, Texas.

En 1978 se inició el desarrollo de una versión con doble turbina denominado AS 355, más pesado y con mayor velocidad, que estaba equipado con dos turboejes Allison 250-C20F. El primer vuelo del prototipo se realizó el 28 de septiembre de 1979. Las siguientes versiones incluyen al AS 350B1; el AS 350BA que fue producido desde 1991 hasta 1998 y tiene el rotor principal más grande adaptado del AS 350B2.

El AS 350B3 voló por primera vez el 4 de marzo de 1997 y es un modelo mejorado del B2, cuyo cambio más significativo la incorporación de la turbina Arriel 2B, que le brinda aún mayor potencia y velocidad. El 14 de mayo del 2005 un AS 350B3 logró un récord mundial de aterrizaje y despegue de un helicóptero a mayor altura: aterrizó y despegó en el «Paso Sur» del Monte Everest, a una altitud de 8.850 metros sobre el nivel del mar.

Actualmente el H125 (nombre desde la fundación de Airbus Helicopters) es uno de los más numerosos helicópteros de trabajo, pues cuenta con cerca de 6.000 unidades entregadas. Es ampliamente utilizado para trabajos de carga colgantes de precisión, traslado de cargas internas, extinción y control de incendios, aeromagnetometría, transporte regular y no regular de pasajeros, trabajos de montaje y evacuación aeromédica y operaciones en alta montaña donde se destaca frente a sus competidores, lo que le otorga una muy buena posición a lo largo de América.

Las grandes instalaciones distribuidas en hangares ocupados por líneas de montaje, certificaciones, taller de pintura y pruebas en tierra y de vuelo se extienden en 30.000 metros cuadrados, a un costado del Aeropuerto Marsella-Provenza. Allí sus cerca de 9.000 trabajadores dan vida a los componentes arribados por aire, mar y tierra, y los transforman en las prestigiosas aeronaves de la familia Airbus Helicopters.

En la línea

Foto: Cristobal Soto Pino

El montaje de las partes que componen la estructura de los helicópteros H125 se realiza en líneas paralelas, en el mismo edificio, junto al hermano mayor: el H130. Entran al armado de manera simultánea, reciben el estanque de combustible y los esquís de aterrizaje en la estructura principal del fuselaje. Cabe señalar, que el H125 tiene una línea de armado en Missisippi, Estados Unidos e Itabujá , Brasil – helibras -, mientras que el H130 solo en Marignane.

Primera estación

La estación uno corresponde a la instalación eléctrica por el interior de la estructura, relativa al funcionamiento de servo sistemas, inyectores y aviónica donde decenas de kilómetros de cables de diferente capacidad son instalados para recibir las terminales.

Segunda estación

Concerniente al funcionamiento mecánico e hidráulico. Involucra la integración de los controles de vuelo y sus extensiones mecánicas, además de colocar piezas de protección del estanque de combustible. Esta etapa toma entre tres a cuatro, días debido a su complejidad.

 «El H130 fue diseñado sólo para transporte de pasajeros, sin embargo, al igual que el H125 hoy se entrega en configuración doble para cubrir ambos propósitos. Según el jefe de producción de ambos, actualmente el H130 es un mejor helicóptero de trabajo aéreo debido a su mayor capacidad de levantar peso (H130: 1,500kg. / H125: 1,400kg.)»

En Marsella se han construido alrededor de 6.000 H125, mientras que del H130 alrededor de 1.980. La producción estándar es de entre 100 a 120 H125 por año y entre 60 y 70 H130 anuales.

Tercera estación

Aquí continúa el trabajo de instalaciones mecánicas, al mismo tiempo que se instala la canopy y las puertas. Esto toma una jornada y en el caso del H125, el panel de instrumentos es puesto con anterioridad a esta etapa.

Foto: Cristobal Soto Pino

Cuarta estación

En una de las más complejas operaciones de la línea de armado. En esta parada, el helicóptero recibe la caja de transmisión principal que es armada en el taller mecánico de la planta y llevada hasta este sitio por las calles internas del complejo junto al motor, que es producido por el grupo Safran. Se requieren entre tres y cuatro trabajadores para efectuar estos trabajos.

Quinta estación

Los helicópteros reciben el tubo de cola que lleva el eje largo al rotor trasero, que es construido igualmente en otro edificio en Marignane. Aquí se instalan las luces y antenas dependiendo de los equipos especiales solicitados por cada cliente.

«La producción total de un H125 Y H130 toma 30 días» 

Sexta estación

Aquí se comienzan las pruebas redundantes a los sistemas eléctricos e hidráulicos para revisar el correcto funcionamiento e instalaciones según el plano de arquitectura técnico de la aeronave. Entre estas pruebas destacan la verificación del sistema de transmisión y funcionamiento de los servosistemas. Luego de esta rigurosa estación se determina si la aeronave está funcionando perfectamente o no.

Séptima estación

En esta última estación se ensambla completamente la aeronave incluyendo las tapas del motor, las puertas y tapas móviles. Se realiza una nueva prueba de la integración de las partes donde los técnicos de línea emiten un informe final. Ahí debe quedar evidenciado que los procesos fueron correctamente ejecutados, además de señalar problemas con partes o integración de éstas.

Octava estación

Luego de la revisión de las decenas de componentes se lleva a la aeronave a una prueba de lluvia en un edificio cercano, donde se revisa si existe filtración de agua en las zonas aisladas de humedad, como también las puertas. Finalmente y si es necesario, se realiza el ajuste de las piezas.

Novena estación

En la penúltima estación se realiza un trabajo de certificación de calidad, donde se comprueba el funcionamiento de sistemas de seguridad, eléctrico, aviónica, comunicaciones, hidráulicos y mecánicos. Así se determina si la aeronave se encuentra apta o no para realizar su primer vuelo.

Décima estación

En esta última estación en la línea de ensamblaje se realiza la instalación de las palas, el balanceo y sensores de vibración, en conjunto con los ingenieros encargados de la etapa de vuelo. Este periodo se extiende por alrededor de 10 días y comprende pruebas en tierra, centrado en la oscilación del rotor de cola, además de la alimentación eléctrica junto con tres vuelos de validación de sistemas. De vuelta en la línea de montaje, se realiza una revisión final que lo deja apto para ir al taller de pintura.

El increíblemente corto tiempo y a simple vista holgado trabajo de las decenas de técnicos e ingenieros detrás del montaje de los numerosos H125, son el resultado de la apuesta europea por una industria aeroespacial sólida, como clave para una economía con base industrial. Francia ha liderado sin dudas las apuestas al futuro, lo que le ha valido una larga experiencia, hecho por el cual la compañía continúa el camino de la investigación y desarrollo, para llevar nuevos productos en los mercados. Esto ha impulsado a Airbus Helicopters a posicionarse entre el primer y segundo lugar en la fabricación de helicópteros a nivel mundial.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchPortugueseRussianSpanish