Vortexx
COVID-19 Destacados Industria Transporte

Boeing estudia nuevas versiones del 757 y 767

Las posibilidades de actualizar los icónicos bimotores se da como producto de la detención del programa de Nuevo Avión de Tamaño Medio (NMA), en una turbulenta ruta que viene surcando el fabricante estadounidense, iniciada con debacle de seguridad del 737 MAX a la que se le suman los efectos económicos de la pandemia Covid-19.

Boeing ha dado sorpresas industriales como medidas de contrarrestar los efectos de la crisis que experimenta, sobre todo en su principal actividad que es el negocio de aviones de aerolínea.

E195E2. Embraer

Una de ellas se ha dado a conocer recientemente, y es la decisión poner fin al acuerdo de asociación estratégica (MTA) con Embraer. Las partes habían planeado crear una empresa conjunta que comprendía el negocio de aviones comerciales de la aeroespacial brasileña, especialmente de su familia E175, E190 y E195 E2 y una segunda empresa conjunta para desarrollar nuevos mercados para el avión de transporte militar C-390 Millennium.

Suspensión del NMA

En enero pasado, Boeing desecho las opciones de seguir adelante con su programa MNA, que proyectaba para 2025 poner en el mercado al nuevo miembro designado como 797, una aeronave de doble pasillo que se ubicaría en una posición intermedia entre el 757 y 767, fabricado bajo una nueva lógica de emisiones de carbono y eficiencia.

Boeing 797-6X (concepto).Boeing

Ahora la firma con base en el estado de Washington, ha decidido ubicar en un primer plano la reintegración del 737 MAX para sus clientes y en consecuencia jugar sus cartas en firme, sobre una nueva propuesta que lleve al único avión mono pasillo de su portafolio, a conquistar posiciones en el futuro mercado del transporte aéreo.

Boeing 737 MAX 8 de Aeroméxico. Marian Lockhart / Boeing

Nuevos conceptos

En efecto, para Boeing mantenerse en el programa MNA y FSA (Futuro Avión Pequeño) significa una enorme gestión de recursos frente un área donde Airbus, ha logrado posicionar sus productos con un éxito superior al de Boeing, especialmente con la familia A320.

Boeing 757-200 F, versión carguera. Cristobal Soto Pino

Según la agencia Reuters, la firma estadounidense estudia planes para darle una nueva vida, a sus exitosos aviones de doble pasillo 757 y 767, que se encuentran aceleradamente en retirada de las aerolíneas como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Bajo un nombre prematuro de 757-PLUS, Boeing podría contrarrestar el éxito del A321 en sus versiones de alcance extendido, y de esta manera conseguir conquistar el mercado de reemplazo de aviones pequeños y medianos. Sus nuevas posibilidades, se conceptualizan en un rediseño de la superestructura, nuevas alas  y motores, con presuntas mejoras en su cabina de pasajeros.

Por otra parte, y tomando en cuenta lo reportado por FlightGlobal, sobre los estudios de Boeing y GE Aviation, ambas firmas buscan una posible nueva versión del 767. Este  programa designado como “767-X” (según consigna el medio británico) busca tomar el 767-400ER –el modelo más grande del avión- e incorporar nuevos motores GEnx.

El GEnx es aproximadamente un 15% más eficiente en el consumo de combustible que los motores que usa hoy el 767, lo que conduciría a una posible extensión de su tren de aterrizajes debido al diámetro de las góndolas de los eventuales propulsores, especula el sitio web SimplyAviation.

Boeing 767-316/ER de Latam Airlines. Vicente Quezada

Se cree que Boeing tenga como principal rol para el 767-X el mercado de la carga, que ha generado una explosión de demandas en el bimestre pasado con proyección a la mantención. Sin embargo, una variante de pasajeros también está sobre la mesa y podría ser adecuada para rutas internacionales de rango medio, por debajo del 787 Dreamliner.