Vortexx
Defensa Destacados Espacio Servicios Transporte

Constelación Satelital de Enaire e Indra mejorará la gestión del tráfico aéreo

Enaire e Indra pondrán en orbita una constelación de pequeños satélites, con la finalidad de mejorar la gestión del trafico aéreo, tanto en vigilancia como en comunicaciones, cubriendo zonas remotas y oceánicas sin cobertura de los actuales sistemas en uso basado en instalaciones terrestres.

La sociedad Startical, que nace del trabajo conjunto entre Enaire e Indra, con características publico-privada, espera poner en orbita una constelación de 200 pequeños satélites, que serán puestos en una orbita baja (LEO), con lo cual esperan mejorar la gestión del trafico aéreo, con una capacidad de cobertura global. La constitución de Startical ha sido aprobada por el Consejo de Ministro de España, esto le permitirá posicionarse en sector de la prestación satelital de servicios globales de navegación aérea.

Esta sociedad busca desarrollar y poner en orbita una red satelital que permitirá ampliar la cobertura  de la vigilancia aérea y las comunicaciones con las aeronaves, sobre todo en zonas remotas y las amplias zonas oceánicas, zonas a las cuales los actuales sistemas de vigilancia y comunicación terrestres no logran cubrir.

Startical incluirá el Sistema de Vigilancia Dependiente Automática (ADS-B), un sistema de comunicación por radio VHF entre piloto y controlador. Esto convertirá a esta plataforma satelital en la primera en incluir estos sistemas. Esto se traducirá en un aumento de la seguridad, capacidad, eficiencia y puntualidad de los vuelos, que significaran beneficios para las compañías aéreas y sus pasajeros. La compañía indicó que además este sistema no estará disponible solamente para el transporte aéreo, pudiendo ser aplicado a otros medios de transporte.

Con estos servicios, Starical espera favorecer a la creación de nuevas rutas, permitiendo reducción de costes y emisiones, esperándose llegar a disminuir en unos 13 millones de toneladas de CO2 al año, hacia el 2030. La mejora en la fiabilidad de la información y la optimización de los servicios de navegación permitirá descongestionar espacios aéreos , facilitando el trabajo a controladores aéreos, además de vuelos más eficientes, puntuales y seguros.

El proyecto será ejecutado en dos fases, durante la primera de 2021 a 2023, se abordarán los desarrollos técnicos que sean requeridos para asegurar la viabilidad del sistema, además de los aspectos regulatorios y de mercado. Ambas compañías prevé el comienzo de la segunda fase entre 2024 y 2027, durante ésta se implementará la provisión a escala global de los servicios, desplegando la totalidad de la constelación.

Startical utilizará satélites de pequeño tamaño, los cuales a diferencia de sistemas más grandes, serán más fáciles de fabricar y mantener. Basados en el concepto de «Nuevo Espacio» Startical prevé realizar renovaciones cada cinco años de la constelación completa, lo que significará mejoras tecnológicas y actualizaciones por ciclos, a diferencia de un sistema convencional que puede tardar unos 15 años en poder ser renovado.

La inversión de la primera fase alcanzará los 29.2 millones de euros, durante tres años, donde cada socio aportará hasta 9.95 millones. Esto podrá ser modulado dependiendo de la obtención de fondos europeos de los programas Next Generation y Horizon/SESAR.

Enaire e Indra esperan con este proyecto, generar entre 1440 y 1550 puestos de trabajo, de alta calidad y valor añadido, pudiendo llegar a generarse dentro del medio plazo hasta unos 4500 empleos.

Startical, con esto espera convertirse en uno de los proveedores lideres a nivel mundiales en tecnologías de vigilancia satelital y gestión del trafico aéreo, así como también  en servicios de comunicación de voz y datos. Startical ofrecerá soluciones tecnológicas de última generación, muy diferenciales, en comunicación entre satélites al contar con capacidades avanzadas de Inteligencia Artificial y Big Data.

Este proyecto es un hito en la colaboración público-privada, que contribuirá a la transformación digital y a la transición ecológica del modelo productivo español, al permitir a España posicionarse en el sector espacial aplicado a la movilidad aérea.