Vortexx
Aviones Defensa Destacados Reportajes

Desde adentro: Desfile aéreo en la Gran Parada Militar 2021

Profesionalismo, precisión y trabajo en equipo son algunos de los elementos claves que reflejan la presentación del escalón aéreo en la Gran Parada Militar 2021, tanto en tierra como en vuelo, el alto nivel de coordinación y sincronía entre cada participante permiten a las formaciones aéreas sobrevolar la elipse del parque O´Higgins de Santiago de Chile, a tiempo y sin errores.

Este año, después de un 2020 marcado por restricciones y medidas de emergencia producto de la pandemia de Covid-19, se ha retomado uno de los eventos tradicionales de Chile, que se celebra cada 19 de Septiembre en conmemoración de las Glorias del Ejército. La Fuerza aérea de Chile (FACh) participa en este día con personal en tierra y también con un escalón aéreo compuesto por un conjunto de aeronaves provenientes de distintas unidades de vuelo con base en diferentes regiones del país.

Hemos accedido de forma exclusiva a todos los detalles relacionados al desfile aéreo, participando de las actividades previas y propias de la presentación, que además de ser una muestra de fuerza y poderío bélico, hace ver el alto nivel de alistamiento y profesionalismo del personal que participa y hace posible esta impecable presentación.

Se destaca el trabajo de todo el personal involucrado, desde quienes realizan las labores de mantenimiento y preparación de las aeronaves, el personal de apoyo logístico y administrativo, cada piloto que participa en la formación aérea y finalmente el líder de esa formación, quien tiene la responsabilidad de conducir las aeronaves a la vez que se desarrollan las distintas fases del desfile en tierra.

El Coronel de Aviación (A) Ismael Barrenechea (Callsing: “Baritech”), actual Comandante del Grupo de Aviación Nº7, es quien se desempeña  como Comandante Operativo de misión de la formación aérea durante la Gran Parada Militar, compuesta por una formación mixta de 10 F-16 de los Grupos de Aviación Nº 3, 7 y 8, 10 T-35 Pillán de la Escuela de Aviación Capitán Manuel Ávalos Prado y cinco GB1 Gamebird de la Escuadrilla de Alta Acrobacia Halcones.

Dentro de los hitos de la carrera del Coronel Barrenechea, quien es piloto de combate de la FACh desde 1997, destacan el  Mirage Elkan entre los años 2000 a 2005, para luego convertirse en uno de los primeros pilotos de F-16 el año 2006 cuando estas aeronaves llegaron a Chile, posteriormente se desempeñó como instructor de F-16 en Estados Unidos de América en la Guardia Aérea Nacional de Arizona desde el 2009 al 2011, por lo que tiene una vasta experiencia en este material de vuelo.

Baritech nos ha entregado detalles respecto a la presentación aérea que hoy realizan las aeronaves bajo su mando, gracias a ello explicaremos la dinámica en que suceden los distintos acontecimientos que permiten cumplir la misión de forma implacable.

Antes que todo, debemos entender que en esta, como en todas las operaciones que realiza la FACh, existe un gran equipo de personas que trabajan para que todo resulte bien, por ejemplo en caso de hoy, decenas de personas hacen posible la operación de 12 aeronaves F-16 desplegadas en Santiago, ya que sus Unidades de asentamiento se encuentran en Iquique y Antofagasta.

La mañana comienza con un briefing, que es una reunión donde todos los participantes de la formación aérea deben asistir para recibir las instrucciones referentes a la presentación y revisar aspectos fundamentales como por ejemplo la meteorología, tiempos de la ceremonia, factores a considerar en vuelo, planes de contingencia en caso de alguna emergencia y finalmente aclarar cualquier duda que pueda haber, puesto que en el aire todos deben tener absolutamente claro cual es su rol dentro de la formación y que hacer en caso de ocurrir algo anormal. Por ejemplo, si algún avión tuviese una falla en vuelo y esto no involucrase la seguridad de toda la formación, éste es instruido para regresar a aterrizar, mientras que el resto de los aviones se debe reordenar para mantener la simetría de la formación. Sin embargo, el Coronel Barrenechea recalca que siempre pueden haber cambios de último minuto, por lo que se debe ser flexible y estar preparado para tomar decisiones rápidas.

En paralelo a esta actividad, un equipo de mecánicos de línea o “crew chiefs” liderados por jefes de línea y supervisores, trabaja arduamente en preparar las aeronaves F-16 en la losa de la IIª Brigada Aérea de manera de que estén listas para su puesta en marcha y despegue a tiempo para su paso por Santiago.

Lo primero es verificar que la losa de operaciones se encuentre libre de cualquier objeto que pueda significar un peligro durante la puesta en marcha y movimiento de las aeronaves, por lo que todo el personal de mantenimiento y los oficiales encargados de seguridad realizan una caminata removiendo cualquier elemento extraño que se encuentre en el piso.

Cada avión tiene un crew chief que es “el alma del avión” según señala el Sargento 2º Ricardo Lincocheo, quien junto al sargento 2º Peter Bonard, son los jefes de línea encargados de supervisar el correcto trabajo de los crew chiefs que tienen a cargo. Ambos tienen una trayectoria de mas de 13 años relacionados al material de vuelo F-16, donde partieron encargándose solamente de un avión, para hoy liderar a un grupo de jóvenes que realizan un arduo trabajo en la preparación de las aeronaves para el vuelo. Su trabajo es fundamental para cumplir con altos estándares de seguridad, Bonard afirma que su labor permite que el piloto, quien antes que eso es una persona, padre, camarada o amigo, pueda operar su F-16 de forma segura y regresar a casa luego de cumplir su misión en vuelo.

El mensaje que entregan estos jefes de línea a las generaciones mas jóvenes que se desempeñan hoy como crew chiefs es que sean rigurosos en el estudio y preparación de su trabajo, a la vez que disfruten cada segundo de interacción con el material de vuelo mas moderno y poderoso de Chile.

El compenetrado trabajo que realizan estos jóvenes incluye el chequeo de prevuelo y mantenimiento orgánico de línea que requieren las aeronaves, es decir, realizan todos los servicios del avión y chequean sus sistemas en tierra, señala el Sargento 1º Juan Francisco Ríos, que con 14 años de experiencia en este material, se despemeña hoy como uno de los Supervisores de línea, siendo también el crew chief mas antiguo que trabaja en apoyo al Grupo de Aviación Nº 3.

Finalmente los pilotos se van a sus aviones, realizan un último chequeo exterior y suben para preparar su cabina, poner en marcha y despegar desde el Aeropuerto de Santiago rumbo al circuito de espera, el cual se ubica en el sector de Colina y Chicureo para el material F-16, y sobre el Huechuraba para las formaciones de T-35 y GB-1, lo anterior producto de las performances de cada aeronave, ya que la formación de F-16 tarda solo 2 minutos desde su circuito de espera hasta estar vertical el Parque O´Higgins, nos indica Baritech.

Una vez establecidos en el circuito de espera, el líder de la formación toma contacto radial con un controlador ubicado en el sector de la ceremonia, el que va relatando cada acontecimiento que ocurre en el parque. Con esto los líderes de las formaciones planifican su circuito y calculan los tiempos y distancias necesarias para abandonar el circuito de espera y realizar el sobrevuelo en el momento exacto de la ceremonia en que deben hacerlo. El Coronel Barrenechea antes de subir a su aeronave, nos comenta que esta es una de las mayores complejidades en la operación, ya que una vez en el aire, el éxito de la presentación depende de la buena comunicación que se establezca entre ese controlador y los pilotos que se encuentran en vuelo, además de la pericia de estos para mantener una formación alineada, ya que con 10 aeronaves no es una tarea fácil.

La presentación aérea la abre el material GB-1 Gamebird, para luego dar paso a los 10 T-35 de la Escuela de Aviación, los que sobrevuelan la elipse del parque O’Higgins de manera perfecta mientras ese plantel se encuentra desfilando en tierra. Mas tarde, a las 12:54 y cerrando la participación de la Fuerza Aérea de Chile en el día de hoy, la formación de F-16 liderada por Baritech deleita a toda la capital.

El Coronel Barrenechea, al ser consultado por un mensaje para todos los ciudadanos que hoy tienen la oportunidad de ver volando a estas aeronaves nos entrega las siguientes palabras: “Esta es una tradición de nuestro país y para nosotros es un verdadero honor poder representar a la Fuerza Aérea de Chile y demostrar presencia aérea en la Capital”.

Mayores detalles e imágenes sobre este día, podrán ser revisados en la próxima edición de la revista Vortexx. ¡Buenos vuelos a todos!