Vortexx
Aviones Defensa Destacados

El B-21 Raider hará su primer vuelo en 2022

El futuro bombardero estratégico de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) ya comienza a tomar forma en la planta de Northrop Grumman en Palmdale, California, y se espera que comience las pruebas en tierra a inicios del próximo año.

El B-21 saldrá a la intemperie para el funcionamiento del motor, pruebas de rodaje y otras comprobaciones en tierra necesarias en la planta fábrica de Palmdale a comienzos de 2022. El primer vuelo debería realizarse para mediados del año, consignó en un entrevista para Airforcemag.com el Director de la Oficina de Capacidades Rápidas, Randall G. Walden.

Ese primer vuelo será un salto corto de 36 millas (58 km) desde Palmdale a la Base Aérea Edwards (Edwards AFB) en el estado de California. Una vez allí, el 420 ° Escuadrón de Pruebas de Vuelo someterá al bombardero a extensos ensayos en el aire.

Walden ha indicado que la construcción del primer avión -que aún no está en el ensamblaje final- han entregado un rápido aprendizaje para la segunda unidad, que ya esta en fase de fabricación inicial, asegurando que  «va mucho más rápido» que en el primero, y el programa está teniendo «porcentajes de eficiencia muy altos, en comparación con el número uno».

A pesar de que el contrato del B-21 Raider es por 21 aviones en cinco lotes, sigue bajo secreto los datos de cuales seran las tazas de producción y de cuantas aeronaves serán utilizadas para las pruebas.

Northrop Grumman B-21 Raider

El origen de este concepto se inicia en 2004. El ambicioso y costoso programa Next-Generation Bomber (NGB) pretendía poner en servicio un nuevo bombardero estratégico hacia el 2018. Finalmente, este programa fue cancelado durante 2009.  En julio de 2014 la USAF lanzó una solicitud de propuesta (RFP) para el desarrollo del nuevo bombardero estratégico de largo alcance: LRS-B. En octubre de 2015, Northrop Grumman se adjudicó el contrato para el desarrollo que posteriormente fue denominado B-21 Raider. Durante 2018, la USAF indicó que el diseño propuesto por Northrop Grumman había pasado la fase de revisión crítica de diseño.

Si bien la mayor parte de los datos técnicos referidos al B-21 aún siguen siendo secretos, situación que no cambiará mucho una vez que estos entren en servicio, se sabe que será subsónico, poseerá un gran alcance y una bahía flexible de gran capacidad que deberá albergar los sistemas de armamentos actuales y futuros. Debe ser capaz de sobrevivir a los actuales y futuros sistemas de defensa antiaéreos y adentrarse en espacios aéreos enemigos.

A  finales de enero de 2020 la USAF divulgó los primeros render del B-21, entregando algunas impresiones sobre su diseño: un tipo de ala similar a la del B-2 Spirit (construido por la misma compañía). Todo indica que será de menor tamaño y con diferencias en la forma de su proa, un tren de aterrizaje con menos ruedas, una envergadura alar menor, y tomas de aire más cercan a la cabina. Si bien no se ha especificado la cantidad de motores que utilizará, sí se sabe que serán de Pratt & Whitney y que tendrán piezas en común con el motor F135 utilizado por los F-35, lo que facilitará el sistema de mantenimiento.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 200130-F-PA987-9002-1024x767.jpg
Segunda representación artística del B-21 Raider, esta vez en un hangar de una de sus futuras bases, Whiteman AFB, Missouri. Northrop Grumman/ USAF

Otra característica será la capacidad de ser operado de forma remota o presencial, para esto último contará con una tripulación de dos miembros, al igual que el B-2 Spirit. El B-21 es el primer bombardero desarrollado y construido por Estados Unidos en más de 30 años, de los que la USAF espera adquirir entre 100 a 200 unidades, y que reemplazará a la flota de B-1B Lancer, B-2 Spirit y B-52. Una vez en servicio, los B-21 operarán desde las bases aéreas de Ellsworth, Dyess y Whiteman.

Se espera que la Capacidad Operacional Inicial (IOC) se alcance a los diez años desde la adjudicación del contrato, a diferencia de aviones como el F-22 y F-35 que lograron el IOC luego de más de 20 años. Este tiempo menor se debe a los elevados niveles de preparación técnica de Northrop Grumman, obtenidos durante el proceso previo a la adjudicación del contrato.

Foto portada: Mike Tsukamoto/AirForcemag.com