Vortexx
Defensa Destacados Helicópteros

El Bell V-280 Valor continua demostrando sus capacidades de cara al FLRAA

El prototipo demostrador V-280 Valor de Bell ha alcanzado las primeras 200 horas desde su primer vuelo hace tres años, y representa el futuro del transporte vertical que tiene como objetivo el Ejercito de los Estados Unidos (US. Army).

Con la evidencia del gran salto que ha significado para el vuelo vertical la entrada en operaciones del V-22 Osprey, los convertiplanos son ya uno de los sellos del fabricante con base en Texas que con el nuevo V-280 busca proveer al US. Army con una nueva capacidad respecto a los helicópteros que tiene en su inventario actual.

El primer V-280 Valor debuto en el aire el 18 de diciembre de 2017 en las instalaciones de Bell en Amarillo, Texas, con un primer vuelo de alrededor de 20 minutos que fuera el inicio de más de 150 despegues y aterrizajes para conseguir portar las escarapelas militares estadounidenses bajo el programa Future Long-Range Assault Aircraft (FLRAA) para el Ejército se se luchara esta década.

Ahora, el Valor ha conseguido superar las 200 horas en vuelos de prueba para demostrar que es superior a un helicóptero convencional como busca el FLRAA que prevé tener una nueva aeronave en las filas del US. Army para 2030.

Bell se está preparando para competir cara a cara con el equipo Sikorsky (Lockheed Martin) y Boeing que ha presentado su demostrador SB-1 Defiant con rotor coaxial que realizo su primer vuelo en marzo de 2019 y que ya ha demostrado ser un fuerte competidor con capacidad de alcanzar velocidades de hasta 205 nudos (379 km/h).

Ambas empresas han entrado en una fase de desarrollo competitivo y reducción de riesgos adjudicada en marzo de 2020 antes del programa FLRAA. El US. Army anunció a fines de 2020 que tiene la intención de proceder a una competencia dual entre  Sikorsky-Boeing y Bell para producir FLRAA.

El Bell  V-280 Valor ha conseguido alcanzar metas sobre el programa diseñado previo a la entrada en competencia, donde alcanzó velocidades de crucero de 195 nudos (361 km/h) y en diversas pruebas de vuelo estacionario. Mas tarde en marzo de 2019 se realizaron vuelos de desempeño a bajas velocidades que constituyeron los parámetros finales de rendimiento que quedaban por probar con el sistema como parte de la fase de demostración de tecnología.

Uno de los grandes hitos de la fase de pruebas fue el despegue autónomo y conversión de vuelo a modo crucero, consiguiendo cruzar con total precisión los puntos dispuestos en la ruta para finalmente, aterrizar de manera vertical de forma automática, a esto se suma el sistema que proveerá Lockheed Martin que permite una visión de los pilotos de 360º (invisibiliza la estructura de la aeronave) como en el F-35 Lightning II.

En el transcurso del período de demostración de tecnología la aeronave se apresta a ir a la competencia de frente al SB-1 Defiant de Sikorsky – Boeing sin fecha estimada.