Vortexx
Aviones Defensa Destacados Reportajes

La claves del enlace en la protección aérea de Saab

Alerta temprana y control aerotransportado, guerra electrónica, vigilancia, detección, planificación y asignación de tareas, son algunos de los elementos más importantes que coexisten en la defensa aérea, sin embargo no puede cada uno de ellos actuar y ser eficiente por sí sólo, sino que su conexión y su capacidad de enlace se hacen cruciales a la hora de entender la defensa y protección aérea como un todo. 

Un sistema de defensa aérea requiere de ciertos elementos claves para llevar a cabo un funcionamiento eficiente, los cuales permiten mediante la interconexión de sistemas de vigilancia, detección, guerra electrónica y armamento, mantener el espacio aéreo libre de amenazas externas. 

Dentro de los productos ofrecidos por la empresa sueca Saab, existen distintos elementos que permiten cubrir parte por parte cada una de estas necesidades, ayudando así en la consecución de un nivel óptimo de control del espacio aéreo, lo que se produce al utilizar estos sistemas en conjunto, ya que al ser concebidos como un todo, y gracias a su inigualable capacidad de comunicaciones y enlace, permiten neutralizar prácticamente todo tipo de amenazas.

A continuación revisaremos cada uno de estos sistemas, de manera de mostrar las funciones específicas que cumple cada uno de ellos en el control y uso, en beneficio propio, del espacio aéreo.

 

Saab 2000 Erieye AEW&C y GolabEye: Ojos, oídos y cerebro desde el cielo

Las ventajas para una nación de contar con aeronaves de Alerta Temprana y Control Aerotransportado (AEW&C por sus siglas en inglés), son desequilibrantes si se comparan con otras que no poseen este medio aéreo, debido a que estos sistemas, gracias al conjunto de sensores que poseen a bordo, permiten la realización de labores de resguardo de la integridad territorial, como por ejemplo el control de fronteras terrestres y marítimas.

Saab introdujo el primer sistema aerotransportado de mando y control con radar AESA, en 1996, el que a lo largo del tiempo ha sido mejorado, incorporando hoy en la aeronave Saab 2000, un conjunto de sensores y sistemas de mando y control que le entregan la capacidad de realizar misiones en el ámbito militar y civil, como por ejemplo: vigilancia aérea, control de fronteras, activos y zonas económicas, inteligencia, alerta y patrullaje aéreo.

El radar Erieye tiene un diseño liviano, lo que favorece su integración en aeronaves turbohélice de tamaño mediano, como el Saab 2000. La solución integrada se beneficia de la alta disponibilidad con, bajos costos operativos y una huella organizacional reducida (de carbono?). Se debe considerar que al operar esta aeronave cercano a su techo de servicio de 30.000 pies (9.144 metros), el radar Erieye cubre una zona mucho más extensa que un sistema convencional de sensores en tierra, de hecho, el área vigilada real es de más de 500.000 km cuadrados horizontalmente y de más de 60.000 pies (18.288 metros) en sentido vertical, en tanto la superficie de mar cubierta solo está limitada por el horizonte. El sistema permite detectar y rastrear cualquier cosa: aviones de combate, helicópteros, misiles de crucero u objetos en el mar del tamaño de una moto acuática. 

Por otro lado, la empresa sueca también ha desarrollado el más moderno paquete de AEW&C. Presentado en 2018 e integrado en una aeronave Bombardier Global 6000, ha incorporado nuevas tecnologías y sensores, las cuales han entregado extraordinarias capacidades a esta aeronave, posicionándola como una excelente alternativa si se desea cumplir con múltiples tipos de misión, sumando aún más capacidades a las descritas en el sistema Saab 2000.

Por su parte, el GlobalEye utiliza como sensor principal un radar Erieye ER, que tiene un rango extendido y múltiples mejoras con respecto a su versión anterior, incorporando un rápido barrido de 360º y la capacidad de detectar objetos hasta 650 km (350 millas náuticas) de distancia, lo que sumado a las más de 11 horas de autonomía del Global 6000 y su techo de servicio cercano a los 50.000 ft, lo convierten en una herramienta ideal para el resguardo del espacio aéreo, terrestre y marítimo, al mismo tiempo  que puede ser utilizado como centro de mando y control.

Otro de los sensores principales que posee esta aeronave, es un radar de apertura sintética Seaspray 7500E, fabricado por Leonardo, herramienta que se presenta como ideal para la vigilancia marítima, ya que permite la detección de objetos de hasta el tamaño de un periscopio, aún en presencia de nubes o condiciones meteorológicas que causen interferencia entre el objeto y la aeronave.

Por otro lado, su sistema de mando y control a bordo, permite efectuar un análisis y toma de decisión precisa respecto a la situación táctica que detecte el conjunto de sensores de la aeronave, a su vez que ésta cuenta con puestos de trabajo y descanso para las tripulaciones que la operan, de manera de sacar el máximo partido a su autonomía en vuelo.

Finalmente debemos destacar que esta aeronave es capaz también de enlazarse en distintos protocolos de comunicación y transferencia de datos, lo que maximiza sus capacidades y conexión con otros sistemas que se encuentren en vuelo o superficie, aprovechando óptimamente sus capacidades y las del sistema completo de defensa aérea.

Radares Giraffe, la familia de sensores en superficie

Otra de las soluciones de la firma sueca que aplican al concepto de defensa aérea, es la familia de radares Giraffe, diseñada para ser operada por fuerzas de superficie, que pueden estar emplazados en tierra, en un contenedor móvil que aloje todo lo necesario para la operación del radar, o bien en plataformas marítimas como buques.

Esta clase de radares tiene la capacidad de prestar cobertura al sistema de vigilancia aérea, pudiendo detectar y clasificar desde grandes aeronaves, hasta distintos tipos de drones, cohetes, morteros y artillería, a la vez que puede ser utilizada como director de tiro de sistemas de armas propios. A continuación nos centraremos en el segmento de radares Giraffe que tienen funciones principalmente en la defensa aérea, existiendo otros más orientados a la batalla de superficie.

Giraffe 4A: Corresponde a un radar multifunción de barrido electrónico AESA, con la capacidad de operar en cualquier condición meteorológica, además de brindar cobertura en 360 grados, o direccionado a un cierto sector, en caso de ser requerido, en un rango entre 280 a 400 km. Todo el sistema, incluyendo su generador de energía, pueden transportarse y operarse desde un contenedor que cuente con las dimensiones para ser transportado en un C-130 o KC-390, además goza de un tiempo de ensamblaje que le permite estar operativo en menos de diez minutos. Este radar, a su vez, tiene una versión naval denominada Sea Giraffe 4A, con las mismas prestaciones de su homónimo terrestre.

El sistema Giraffe 4A tiene la increíble capacidad para monitorear hasta 1.000 tráficos aéreos, 500 en superficie y discriminar hasta 100 emisores de jamming en su frecuencia de operación, además de integrar el nuevo protocolo de IFF modo 5 y modo S.

Además del modelo 4A, se ofrecen los Giraffe AMB y Giraffe 1X, cada uno con distintas capacidades, dimensiones y fortalezas, que los hacen ideales para cumplir misiones específicas o bien complementar un sistema de defensa aérea y de superficie.

Sistemas de mando y control

Tal como lo mencionamos en un comienzo, la defensa aérea no puede realizar un buen trabajo sin un cerebro que centre toda la información que entregan los distintos sensores y que sea capaz de entregar dicha data a quienes toman las decisiones y conducen los movimientos de fuerzas aéreas y de superficie.

En este marco, existen sistemas que tienen la capacidad de sintetizar la información que reciben vía enlaces de comunicaciones y datos, ello gracias a plataformas como el GlobalEye, Gripen o cualquiera de los radares de la familia Giraffe, las que a su vez envían la información recopilada, retransmitiendo un panorama táctico más amplio, para que todos los participantes de la red estén en conocimiento de las amenazas y objetos que han sido detectados y en consecuencia hagan uso de su armamento o capacidad de autodefensa.

Uno de estos sistemas es denominado Giraffe C4I, nombre adquirido debido al significado a: comando, control, comunicaciones, computadores e inteligencia. Al igual que la mayoría de los radares de la familia Giraffe, este sistema cuenta con una arquitectura modular y escalable, la que permite, en cualquier zona, un fácil y rápido desplazamiento y despliegue. Sumado a lo anterior, puede ser configurado de acuerdo a los requerimientos de cada usuario.

Las capacidades del Giraffe C4I incluyen: vigilancia, sensores y alerta, ubicación de armamento, control de movimiento y tráfico aéreo, manejo de la defensa aérea basada en tierra y funciones anexas para el soporte de diversas misiones.

Adicionalmente, Saab cuenta con el 9Air C4I, el cual sintetiza todos los sistemas en una red compartida y bajo el mismo protocolo, pudiendo incluir también la capacidad de planificación y asignación de tareas de defensa. Este sistema es el resultado de 70 años de trabajo en la integración de partes, las que inicialmente funcionaban de forma autónoma y sin conexión entre sí.

Gripen E, la estrella en el aire del sistema de defensa aérea

Como lo hemos mencionado en el artículo web “Gripen, el caza inteligente” y en nuestra primera versión del espacio Vortexx Versus, estrenado en esta edición, el Gripen serie E posee cualidades inigualables en cuanto a conectividad y fusión de sensores, características que entregan a su operador, soluciones guiadas por inteligencia artificial, las cuales le permiten tomar las mejores y más rápidas decisiones, en complejos escenarios tácticos.

Si bien, la componente de fuerza de un sistema de defensa aérea incorpora un conjunto de armas como misiles superficie-aire, artillería y material de vuelo con capacidad de utilizar armamento, el Gripen E destaca dentro de todos ellos debido a los complejos y modernos sistemas que incluye a bordo, a la vez que permite portar prácticamente cualquier tipo de cargas, incluyendo la más reciente versión del misil de largo alcance, Meteor.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchPortugueseRussianSpanish