Vortexx
Aviones Corporativo Defensa Destacados

Saab envía su primera sección de fuselaje para el programa T-7A Red Hawk.

El fabricante sueco que juega un rol estratégico en el programa T-7, ha conseguido el hito de producir y entregar la sección de popa del fuselaje para el futuro entrenador de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF).

La entrega de Saab es clave en el programa de desarrollo de ingeniería y fabricación (EMD) para Boeing, líder del vencedor programa que reemplazará a los Northrop T-38 Talon en instrucción avanzada para los futuros pilotos de guerra de la USAF.

La sección ha sido enviada este pasado 15 de abril desde la fabrica de Saab en Linköping, a la factoría de Boeing en St. Louis, Missouri. Una vez completada la fase de producción EMD, las nuevas instalaciones de Saab en West Lafayette, Indiana, trabajarán en la producción en serie de estas estructuras en tierra estadounidense.

“El T-7A Red Hawk representa una notable hazaña de ingeniería en el desarrollo de aviones; todo logrado a través de una excelente colaboración con Boeing y el uso de ingeniería digital y fabricación avanzada. Ha sido muy gratificante ser pionero en esta línea de tiempo de desarrollo y ofrecer la precisión, la visibilidad y la comunicación resultantes en la producción ”, dijo Jonas Hjelm, vicepresidente senior y jefe del área comercial de Saab Aeronáutica.

El fuselaje de popa fue diseñado y construido por Saab, bajo la asociación con Boeing. A su llegada a St. Louis, la sección de popa se empalmará con el fuselaje delantero, antes de la instalación de las alas, y el ensamblaje de la cola para convertirse en un fuselaje de prueba estático completo. Este fuselaje se utilizará para pruebas estructurales en tierra durante la fase EMD del programa.

Equipo Boeing-Saab, vencedor del T-X

En septiembre de 2018, la contienda librada por Lockheed Martin/ KAI, Leonardo/ Raytheon y Boeing/ Saab concluyo al ser anunciado el T-7 como vencedor del programa, que incluye la fabricación de 351 aeronaves y 46 simuladores, después de cerca de cinco años en competencia.

Los dos prototipos conceptuales con los que el equipo Boeing-Saab vencieron en el programa T-X de la USAF. Boeing

Boeing y su socio de riesgo Saab, desarrollaron un aeronave «desde cero» especialmente para el programa T-X, donde se enfrentaba en recta final con T-50A de Lockheed Martin y KAI (Korean Aerospace Industries).

El contrato inicial de 813 millones de dólares para Boeing cubre el desarrollo de ingeniería y fabricación (EMD) de los primeros cinco aviones y siete simuladores.

El T-7A Red Hawk es un sistema entrenamiento para que la USAF entrene a su próxima generación de pilotos de combate. El nuevo avión se caracteriza por estar ideado completamente en la vanguardia de los conceptos de Saab y Boeing para el diseño, la ingeniería y la producción de aviones militares, que hizo que las unidades conceptuales para la competencia T-X, pasaran de la concepción de diseño al primer vuelo en solo 36 meses.

El jet supersónico monomotor, se perfila como una alternativa ideal para el entrenamiento avanzado para otras fuerzas aéreas fuera de Estados Unidos, especialmente las cuentan con antiguas flotas de aviones de instrucción jet.

Foto portada: Saab