Vortexx
Aviones Defensa Destacados

Saab GlobalEye: Control aéreo para las necesidades de hoy

El 23 de febrero de 2018 tuvo lugar el roll-out del Saab GlobalEye, la más nueva y avanzada de las soluciones para vigilancia desde el aire del grupo sueco. El aparato es descrito por su fabricante como un sistema “swing-role multi-mission” o de amplia flexibilidad, puede cambiar de misiones de monitoreo del aire a otras de monitoreo terrestre o marítimo para realizarlas incluso en forma simultánea, dandole un importante sello como solución aérea para muchas fuerzas aéreas.

En el centro de desarrollo y producción aeroespacial del grupo en Linköping, fue donde altos ejecutivos e ingenieros de Saab describieron el nuevo sistema. Tras las palabras de recibimiento de Sebastian Carlsson, Vicepresidente y Jefe de Comunicaciones Corporativas de Saab, Fredik Wissing, jefe de investigaciones y tecnologías de vigilancia; y Lars Tossman, encargado de sistemas de vigilancia desde el aire destacaron el pedigrí del grupo en el desarrollo de sistemas de vigilancia desde el aire, que comenzó a fines de los  años 1980s con el S-100B Argus AEW para la Real Fuerza Aérea de Suecia.

Tossman destacó que los sistemas de vigilancia desde el aire de Saab cuentan ya con una base de clientes usuarios integrada por ocho , que es “la más grande del mundo” y agregó que Saab ha recogido esa experiencia volcándola en el desarrollo del GlobalEye, un “sistema multifuncional de alta flexibilidad”.

La plataforma del GlobalEye es un birreactor ejecutivo Global 6000 del fabricante canadiense Bombardier, modificado para acomodar la integración física de los diferentes sensores y sistemas de procesamiento y presentación de datos que hacen al amplio rango de misiones que el aparato cumplirá. La selección de la plataforma fue estudiada y decidida en conjunto por Saab y la Fuerza Aérea de los Emiratos Árabes Unidos (UAEAF).

Tan solo 19 días después de su roll-out el nuevo avión realizó su primer vuelo, surcando los cielos suecos por 1 hora 45 minutos, tiempo durante el cual se recopilaron datos con la finalidad de verificar el desempeño del avión.

Herramientas de control y vigilancia

El radar principal del GlobalEye es un radar de barrido electrónico en serie AESA Erieye, contenida en una canoa de una tonelada de peso y que va montada dorsalmente sobre la plataforma, en la misma forma que en versiones anteriores. La diferencia es que la versión ER de alcance extendido del Erieye que forma parte del GlobalEye puede detectar objetos a 650 km, una distancia 70% mayor que en las versiones anteriores y además puede barree el entorno en 360 grados a mayor velocidad. La combinación de ambos atributos del radar, que incluye emisores/receptores de Nitruro de Galio, da como resultado una mayor capacidad de detección así como de alerta mucho más temprana.

Radar AESA Erieye ER sobre el fuselaje y Leonardo Seaspray 7500E en la parte inferior. Saab

El GlobalEye también está dotado con un radar de monitoreo marítimo de apertura sintética Seaspray 7500E de Leonardo, que puede ser usado en modalidades de detección o de seguimiento de blancos de superficie o terrestres, que es complementado por un sistema de sensores electro-ópticos, que va instalado en un modulo giro-estabilizado bajo la nariz del avión. El GlobalEye tiene autonomía para permanecer en el aíre por un lapso de once horas, y podría ser incrementaba mediante la integración de sistemas para recibir combustible en vuelo, cuya viabilidad ha sido estudiada y confirmada pero no está prevista en lo inmediato. La plataforma cuenta con espacios de trabajo y de descanso adecuados para que los miembros de la tripulación, incluyendo el equipo de operadores de sistemas, puedan rotarse para trabajar y descansar por turnos.

Tomando como referencia el hecho de sus anteriores sistemas de vigilancia aérea han sido adquiridos y están en servicio con ocho países, Saab espera tener un importante número de interesados en el GlobalEye. El grupo está en condiciones de producir y entregar tres plataformas por año, en un plazo de tres años tras la firma de contrato. Si las necesidades de un cliente lo exigen, Saab podría producir un número mayor de unidades, pero también dependería de la capacidad de Bombardier de proveer más plataformas Global 6000 modificadas en menor plazo.

El socio principal

El contrato de desarrollo y producción entre Saab y el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos se firmó en el Show Aéreo de Dubái 2015, con un pedido inicial de dos aeronaves, mientras que en 2017 se anunció un pedido adicional de una tercera unidad, demostrando el solido respaldo económico al programa de parte del emirato.

Debido a un importante vuelco en la proyección de la defensa de la nación árabe, se sumo la intención por dos aeronaves adicionales para la UAEAF, acompañado por la confirmación del CEO del grupo sueco, Micael Johansson, en un comunicado donde dijo «estamos orgullosos de que los EAU sigan demostrando su gran confianza a Saab y a nuestras soluciones», añadiendo “Demuestra que Saab se mantiene a la vanguardia en cuanto a tecnología. El programa Global Eye se está ejecutando de acuerdo con el plan y la cooperación con el cliente sigue todas sus etapas». Saab espera que el trabajo en los dos nuevos aviones esté terminado para 2025.

Interés en América Latina

Los operadores de versiones del Erieye incluyen dos usuarios en América Latina, Brasil y México, que operan sistemas montados en birreactores EMB-145 con capacidad autónoma de mando y control, uno para monitorear las reservas verdes del Amazonas y el otro para la lucha contra el narcotráfico y otras actividades ilegales del crimen organizado. Aunque Saab declinó referirse a potenciales nuevos clientes en la región, hay antecedentes del interés mostrado por países como Argentina, Chile, Colombia y Perú, que no han pasado de consultas de información al fabricante.

El América Latina, el tiempo asecha cada día mas a la pocas plataformas de Alerta Temprana y Control Aerotransportado (AEW&C), lideradas por Brasil sus cinco E-99A, que usa un radar Ericsson PS-89 y que se encuentran en proceso de modernización con Embraer, por lo que su vida operativa esta asegurada. Sin embargo el caso de Chile que usa su Boeing 707-385C Cóndor, equipado con el radar IAI ELTA EL/M-2075, se podría decir que esta en el ocaso de la vida operativa, limitada debido a la longeva edad de su superestructura dandole poca disponibilidad en un escenario de conflicto o situación de emergencia fronteriza, lo que hace inminente su reemplazo dentro de la decada en curso. Mientras que en Norteamérica,  México dio de baja sus antiguos Grumman E-2A Hawkeye en 2009 y ahora confía, el control de su espacio aéreo a un solitario EMB-145 (E-99) en su fuerza aérea, mientras que Argentina, Colombia y Perú, solo cuentan con limitadas plataformas de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) y de Inteligencia Electronica (ELINT) e Inteligencia de Señales (SIGINT).